martes, 24 de enero de 2012

Blandiendo la espada blanda

Se elige entrar a ellas,
o desecharlas.

Una vez adentro,
serán victorias,
y a alguno producirán dolor,
o bien, resultarán en derrotas,
escritas en libros para quienes
deseen estudiarlas.

Desde el viejo perseguidor de molinos,
al pequeño jinete del caballo grande,
pasando por los delanteros,
medios y porteros,
hasta las suripantas que coleccionan
besos, a todos los seduce el campo
donde se baila con escudos y lanzas.

Nadie escapará nunca a una batalla,
como no escapará nunca a la vida,
o a la muerte.

1 comentario:

Se ha producido un error en este gadget.