domingo, 27 de noviembre de 2016

Jarocha

Cuando naciste, te visitaron el carácter,
la templanza y la audacia,
nada fue te fue imposible nunca.

Chilanga de adopción,
Veracruz siempre guardó un cachito de tu alma.

Te imagino de niña recolectando tabaco
O café en San Juan de la punta.

Tenías el don de la plática sabrosa,
de los dichos, de las malas palabras y
del convencimiento.

Líder indómita,
madre de tus hijos
y de quienes nos adoptaste.

Le fuiste hacer mole y buñuelos
a San Pedro,
pero vienes a visitarme en sueños.

Todos los días te pienso,
Haciéndote reír para luego decirnos
Lo mucho que nos queremos.

Se ha producido un error en este gadget.